La escasez de vivienda, así como la subida desmesurada de los precios, provocan que el acceso a la misma sea tan complicado que se llegue a vulnerar el derecho a una vivienda digna

 

Las Palmas de Gran Canaria a 2-10-17. La Asamblea Insular de Izquierda Unida Canaria en Lanzarote (IUC) ha decidido de manera unánime prestar apoyo y mostrar su compromiso con la causa y los objetivos que defiende públicamente la Plataforma por una Vivienda Digna y llama a la ciudadanía a la participación en la reunión que tendrá lugar hoy, a las 18:00 en el Centro Cívico de Arrecife.

La formación de izquierdas entiende que uno de los derechos que más atención y preocupación están suscitando en la sociedad es el del acceso a una vivienda digna y adecuada, en especial en lo referido a la vivienda en régimen de alquiler. A las dificultades que se encuentran ante la escasez de oferta de vivienda de alquiler, se le  añade la escalada de precios que ha traído aparejada, provocando situaciones abusivas ante la necesidad en las que se pretende cobrar cantidades o aplicar medidas de fianza que quedan fuera de la norma aplicable.

Las consecuencias que se están observando a diario son bastante preocupantes: las familias se quedan sin posibilidad de generar ahorro en su economía por hacer frente a las cuotas de arrendamiento, originando situaciones donde la mayor parte de los ingresos están destinados a la vivienda.

Esta situación también se ha convertido en un factor que afecta a la economía insular debido a la pérdida de atractivo de las ofertas de empleo eventual que no ofrece rentabilidad cuando el salario va a ir destinado casi íntegramente a sufragar al alojamiento que se deba adquirir durante el contrato. Esta situación tiene consecuencias más preocupantes cuando se da que muchos de estos trabajos están relacionados con la sanidad y la educación públicas.

La búsqueda de una vivienda digna y adecuada con unas garantías requiere la implicación de todas las instituciones públicas, locales y regionales. Por ello, la Asamblea de IUC Lanzarote ha querido dejar patente que la causa está ampliamente reconocida, no solo por el artículo 47 de la Constitución Española de 1978, sino también por la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado (Art. 13)”; y “toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios (Art. 25)”.