Etiquetas: Cabildo de Tenerife

25-03-2014 santa cruz de tenerife el presidente del cabildo de tenerife carlos alonso rodriguez

CC reduce el desempleo contratando en el Cabildo a parte de su militancia

Ex concejales, candidatos y militantes de CC han sido contratados sin pasar ningún trámite por el Cabildo en el programa Hey! Participa

Santa Cruz de Tenerife a 28-03-2018. El programa de Participación Ciudadana, del que ha hecho gala CC, es una más de las tantas redes clientelares que se tejen en Canarias. En este caso, CC ha contratado a militantes e incluso ex cargos públicos para trabajar en el proyecto sin necesidad de pasar ninguna prueba o fase de oposición y sin recurrir a las listas de empleo.

Los principios de igualdad, una vez más, son vulnerados en Canarias por parte de una clase política que gobierna para minorías empresariales. Mientras a la ciudadanía se le exigen unos mínimos para acceder a según qué puestos, parece que en Cabildo basta con presentar la ficha de afiliación a la formación nacionalista.

La formación de izquierdas considera muy grave esta práctica, cada vez más habitual y que se da desde los pequeños hasta el Gobierno de Canarias. Así, el coordinador de IUC en Tenerife, Saúl Gómez, recuerda que “hace ya unos meses saltaba en la prensa que el equipo de asesores de Clavijo está compuesto por ex concejales de CC, por lo que esto no es nada nuevo”.




p442662afot

Izquierda Unida Canaria en Tenerife considera lamentables las declaraciones de Carlos Alonso sobre los vertidos

Carlos Alonso, Presidente del Cabildo de Tenerife, declaró a través de un artículo el día 3 de septiembre que ha habido una grave desinformación en el tratamiento de los vertidos y las microalgas en los medios

El Presidente considera que la responsabilidad de esta negligencia medio ambiental recae en las corporaciones municipales que no han sabido gestionar las depuradoras existentes

Santa Cruz de Tenerife a 04-09-2017. Los vertidos ilegales al mar, que este verano han copado las páginas de los principales medios de comunicación de Canarias, no son un fenómeno novedoso e inédito. Izquierda Unida Canaria ha denunciado en reiteradas ocasiones, sobre todo en el Valle de Güímar, el atentado ecológico que supone no depurar las aguas.

Si bien es cierto que el fenómeno de las “microalgas” ha sido más visible este año y se debe, principalmente al cambio climático (fomentado en parte, por las políticas liberales y capitalistas de gobiernos como el del señor Alonso), también lo es que las costas de Tenerife, gracias a la cantidad de contaminación en sus aguas, son la residencia perfecta para ellas: calima, calor y alimento.

La desinformación a la que hace referencia precisamente el señor Alonso se debe a la falta de gestión y asunción de responsabilidades por parte del Cabildo y el Gobierno de Canarias. Por tanto, no es comparable este grave asunto con el ejemplo que da de esa “habitación desordenada”, a no ser que por habitación se refiera a su propio despacho o el de las personas responsables de medio ambiente en los diferentes consistorios en los que Izquierda Unida Canaria ha solicitado una rápida y efectiva actuación contra los vertidos desmesurados e incontrolados al mar.

Se vierten al mar 57 millones de litros de aguas residuales y, sin embargo, Alonso no se avergüenza al decir que el “Cabildo mete la nariz sin ser el competente”, que “hace dos años y medio aprobamos un nuevo Plan Hidrológico después de mucho trabajo técnico y muchas consultas” y  que “también decidimos coger el toro por los cuernos en el Valle de Güímar. Tras años de obras en la depuradora existente que sólo condujeron a procedimientos de infracción ante la UE, en el Cabildo decidimos rescatar la instalación (que por cierto había sido objeto de actos vandálicos varias veces), reconstruirla y mejorarla”. A lo mejor no recuerda que hasta hace poco el Cabildo era, precisamente, quien tenía las competencias en el Polígono Industrial de Güímar (uno de los puntos negros de España en cuanto a vertidos y por los que la UE sancionará), que ese Plan Hidrológico no se ha puesto en marcha y que las obras en la depuradora del Valle de Güímar han brillado por su ausencia desde hace al menos una década.

Afirma además, y así lo demuestra, que en el Cabildo su gobierno tiene “otra forma de hacer las cosas”. Probablemente esta sea la mayor verdad de todo el artículo del señor Alonso, pues en un Gobierno que se precie es difícil trabajar a este nivel tan pésimo. Izquierda Unida Canaria seguirá luchando como ha venido haciendo para que se detenga este atentado medioambiental por parte de las instituciones y se garantice que nuestras playas sean seguras para el disfrute de la ciudadanía.