Tener un empleo en Canarias no asegura la estabilidad económica de las familias, la comunidad con el índice más alto de pobreza, con peores salarios y condiciones laborales

Santa Cruz de Tenerife a 5-12-2017. Según los últimos datos, el paro en Canarias disminuyó el pasado mes de noviembre en más de 2.000 personas. Ya en Octubre, la comunidad canaria contaba con 221.794 paradas, 11.080 menos que en 2016. A simple vista, parecen unos datos positivos, sin embargo la realidad que se esconde tras estas cifras es desoladora.

Canarias sigue siendo la comunidad más pobre del Estado a pesar de que se reduce la cifra de personas desempleadas. La precariedad es una realidad visible que afecta sobre todo a las mujeres, y es que tener un empleo hoy no garantiza la estabilidad económica en las familias. De 80.884 contratos firmados, según los datos estadísticos de octubre, sólo 10.758 fueron indefinidos.

El crecimiento de los contratos por un mes, semanas e incluso por horas son realmente las manchas que se esconden debajo de las capas de maquillaje numérico en cuanto a la reducción del paro en las islas, que afecta sobre todo al personal de hostelería, turismo y comercio. Para observar esto no es necesario estudiar a conciencia los datos del ISTAC, basta con leer las ofertas de trabajo de los portales de empleo más famosos de la red, en los que se ofrecen empleos (sobre todo de comerciales) con unas condiciones laborales paupérrimas y de muy poca duración, pues son sobre todo ofertas para días puntuales como pudo ser el pasado Black Friday o Blue Monday, o semanas, como ocurre en el periodo navideño.

Izquierda Unida Canaria reclama una vez más al Gobierno de Canarias la incentivación de una política de empleo digno para toda la comunidad canaria, necesaria para acabar con la alta tasa de pobreza y precariedad laboral.