El apoyo de los PGE 2017 por parte de CC y NC consolida en el poder al gobierno más corrupto de la historia y responsable de desahucios, pérdidas de derechos, privatizaciones y continuidad de la violencia machista

 

Ana-Oramas-Pedro-Quevedo_EDIIMA20150902_0289_18Santa Cruz de Tenerife a 01-06-2017. Los datos de paro, pobreza y precariedad sitúan a Canarias a la cabeza de las regiones españolas y europeas con mayores carencias y déficits sociales. Es, por tanto, una de las Comunidades que con más crudeza ha sufrido la política de recortes del Partido Popular y que está sometida a enormes desigualdades derivadas de un modelo productivo fracasado que continúa haciendo énfasis en el desarrollo turístico.

El apoyo de Coalición Canaria a los presupuestos se puede explicar por la ruptura del pacto con el PSOE, ya que depende exclusivamente de la voluntad del PP para mantenerse en el Gobierno de Canarias en minoría y además, no aprobarlos supondría desestabilizar su sistema, en el que Clavijo incentiva a la clase empresarial canaria gracias al REF y la reforma laboral.

Mientras, el apoyo de Nueva Canarias supone un error dentro del marco de la izquierda canaria. Han preferido aprobar unos presupuestos que entre otras cosas, no enmarca la violencia machista como una cuestión de Estado destinando solo 31,7 millones a combatir esta lacra. Los supuestos logros de NC para justificar este apoyo son una cortina de humo, ya que el famoso descuento del 75% en transporte insular es una subvención que sólo afectará a una corta franja de población y beneficiará a empresas y administraciones; por no hablar de los 750 millones de inversión, que no erradicarán la precariedad hasta que no se produzca un cambio de modelo productivo que además cambie la distribución de la riqueza, potencie el sector primario, la industria y las energías renovables.

Estos PGE suponen un recorte en el gasto de 5.000 millones de euros respecto a 2016 y renuncian a abordar la reforma fiscal que necesita urgentemente España para asegurar la financiación de las políticas públicas, situándonos ocho puntos del PIB por debajo de la media de la eurozona. Por tanto, desde Izquierda Unida Canaria, se considera el apoyo por parte de estas dos formaciones nacionalistas no son más que la venta de Canarias a la cúpula empresarial y la preservación de las políticas de recortes y precarización.