La detención del activista Roberto Mesa responde a un acto de represión por parte del poder establecido por el Régimen del 78

WhatsApp Image 2018-04-19 at 10.34.06Santa Cruz de Tenerife a 19-04-2018. Roberto Mesa, conocido activista en Tenerife, ha sido detenido y retenido en las dependencias policiales de la Avenida Tres de Mayo en el día de hoy por presuntas injurias a la Corona de España en las redes sociales hasta que pase a disposición judicial.

Según el artículo 17 de la Constitución, pueden transcurrir hasta 72 horas para poder poner en disposición judicial al acusado, ya que es el tiempo estrictamente necesario para que la policía haga las labores de investigación. Aunque parece ser que se podría dar mañana, no se entiende cómo es posible que se argumente la permanencia de Mesa en la comisaría cuando, en principio, se le ha detenido tras un proceso de investigación de sus redes sociales. La investigación ha sido anterior y el exceso de tiempo que se mantiene en las dependencias es abusivo. De no ser así, se podría estar ante una detención arbitraria e ilegal.

Una vez más, el sistema demuestra la represión que se ejerce sobre la ciudadanía y la vulneración del derecho de libertad de expresión que debería primar en este país. La detención de un ciudadano por decir en redes sociales una consigna como “Los Borbones a los tiburones” no debería darse en pleno siglo XXI.

Izquierda Unida Canaria y el Partido Comunista de Canarias recuerdan a las fuerzas de la autoridad que precisamente esa consigna fue cantada hace cinco días, cuando se tomaron las calles por el aniversario de la II República y se reclamaba una tercera. Aplicando la lógica por la que se ha procedido a atacar la libertad de expresión del activista Roberto Mesa, deberían considerar la detención de las miles de personas que tomaron las calles el pasado 14 de abril.

La monarquía es un sistema caduco y realiza unas prácticas de represión propias del franquismo. No es la primera vez que ocurre un altercado similar tras la visita de los monarcas. Hace un año, estudiantes de la ULL fueron acorralados y golpeados por manifestar pacíficamente su rechazo a la Corona y el caso actualmente se encuentra paralizado en la audiencia provincial de Santa Cruz por indebidas dilaciones del sistema de justicia. Por ello, tanto las formaciones de izquierdas solicitan la liberación de Roberto Mesa y denuncian públicamente la vulneración de derechos fundamentales en un país supuestamente democrático.